miércoles, noviembre 24, 2010

En el feminismo ¿Dónde queda la masculinidad?


Tanto los estudios de identidad como de género, queda una duda de ¿dónde se encuentra lo masculino?, es como si lo masculino o la masculinidad no tuviera ni voz ni voto. Puede que sea una percepción muy simplista de mi parte, pero al sólo instante que se menciona género, o se realiza una búsqueda superficial en google, brotan todas las teorías feministas, toda su historia, sus luchas, sus reivindicaciones y resistencias, y vuelve y aparece la pregunta ¿dónde queda el hombre? esta sepultado para el feminismo, se le castiga por haber padecido el accidente la universalización.

En los procesos sociales y políticos de los últimos siglos se asocia el género a lo femenino, sin darle un espacio a lo masculino, lo masculino es el sexo, lo domínate, lo universal, y como universal ya no se estudia, se critica, se debate se evalúa, sin tener una perspectiva de que es lo masculino, sin tener una incorporación de las masculinidades en el desarrollo de las teorías feministas, o estudios de identidad o las mismas teorías de género.

En este informe etnográfico trato de hacer una reflexión y una reivindicación a lo masculino, romper con la tradicional mirada del género que se evoca a lo femenino, y a la generalización de los hombres como una peste del patriarcado. Hay muchos estudios de lo masculino, hablan de lo que es ser hombre, o la ubicación del mismo en un mundo que se hace llamar posmoderno, a sabiendas que aun vive en la modernidad y pre-modernidad. Darle una voz a la masculinidad, más allá de lo que puede indicar biológicamente lo masculino, o de una hegemonía masculina aceptada.

Si la antropología y las demás ciencias sociales proclaman la diversidad, los estudios multidisciplinarios, la resistencia, la emancipación es momento en que nos encontremos con los estudios de la masculinidad, pero no como un estudio aparte, pero si como campo que debe estar incluido cuando se habla de género o teorías Queer, o en la misma academia, no para señalarlo con el dedo índice y juzgador; las teorías femeninas no cuestionaron la masculinidad como un par, sino como un enemigo, y ese es el vacio que encuentro.

Sí hay estudios de la masculinidad, hay antropólogos, sociólogos, filósofos que se preguntan qué es lo masculino, pero este cuestionamiento es muy reciente, ¿por qué se habían olvidado de él?

Amo ser mujer, amo la generalización de lo femenino, los tacones, el rosado, el perfume, el cabello largo, las faldas cortas, el esmalte rojo, pero amo lo masculino lo viril, y por ese amor es hora de saber que dice la academia y las teorías de él.

Bibliografía:

BELL, Donald H. Ser varón la paradoja de la masculinidad. Barcelona: Tusquets, 1987.

CASTAÑEDA, Harold Andrés. Masculinities and femininities go to preschool gender positioning in discourse. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, 2009.

FAUR, Eleonor. Masculinidades y desarrollo social las relaciones de género desde la perspectiva de los hombres. Bogotá: Arango Editores: UNICEF, c2004.

VIVEROS, Mara. Hombres e identidades de género investigaciones desde América Latina. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia, 2001.

PINEDA, Javier. Masculinidades, género y desarrollo sociedad civil, machismo y microempresa en Colombia. Bogotá: Universidad de los Andes, 2003.

GUILLOT, Patrick. Cuando los hombres hablan. Barcelona, España: Icaria Editorial, 2008.

GIL, Enrique. El nuevo sexo débil los dilemas del varón posmoderno. Bogotá: Editorial Linotipia Bolívar: Temas de Hoy, 1997 (impresión de 1998).

Sigmund Freud... [Et al.] The masculinity studies reader. Editado por: Rachel Adams and David Savran. Malden, Massachusetts: Blackwell Publishing, 2002.

SCHNEIDER, Monique. Genealogía de lo masculino. Buenos Aires; Barcelona, España: Editorial Paidós, c2003.

CARABÍ, Ángels. Nuevas masculinidades. Ed Barcelona, España: Icaria, c2000

BURIN, Mabel. Varones género y subjetividad masculina. Buenos Aires: Paidós, 2000.

3 comentarios:

ApoloDuvalis dijo...

Excelente pregunta. A veces es incómodo para muchas mujeres que uno se cuestione eso, y más bien lo regañan por no estar reconciliándose con su lado femenino.
Creo que parte del problema la tuvo el mismo machismo: se definió durante generaciones como la negación de lo femenino (ser hombre es no usar falda, no llevar el pelo largo, no llorar, no ser cariñoso con los hijos, etc.) Ahora son los gay los que no sólo han cuestionado qué constituye la masculinidad sino también la feminidad. Algo de eso en mi blog: ¡Abajo Ken, arriba los gay!

Anigroro dijo...

Blondie! Excelente tu escrito. Coming soon "Contra El Feminismo"

Anónimo dijo...

Gcc a smc t franksxxxlinks, hot xxx movies. Dvs a, jhz ylpgdd|tsh pppowzp z za je.